La ciencia tiene una explicación para la partición del mar Rojo

 

Un complejo simulacro por computador llevado a cabo en el Centro Nacional de Investigación Atmosférica indica que, tal como lo cuenta la Biblia en el Éxodo, el viento del este pudo haber partido las aguas del mar, como le ocurrió a Moisés.

En un artículo que publica la revista PLoS One, los científicos de la Universidad de Colorado en Boulder tratan de explicar de manera científica lo que ocurrió, según la Biblia, hace 3.000 años.

Según el relato, los israelitas huían de Egipto cuando quedaron atrapados entre el Ejército del faraón y las aguas del mar, en algún sitio del estrecho que unía a África con Asia y que hoy está hendido por el Canal de Suez.

El líder de los israelitas, Moisés, “extendió su mano sobre el mar, y el Señor, por medio de un fuerte viento del este que sopló toda la noche, hizo que el mar se retirara, y cambió el mar en tierra seca. Así quedaron divididas las aguas” (Éxodo 14:21).

Los simulacros por computador prueban que un fuerte viento del este que soplara durante toda la noche podría haber empujado las aguas en el sitio donde se cree que ocurrió el evento.

La zona se sitúa en la franja de tierra que separa el Mediterráneo del Mar Rojo, en un lugar donde había antiguamente un río que enlazaba con un lago.

La simulación por computador demostró que el viento pudo empujar las aguas hacia el río y hacia el lago, lo que dejaría libre un pasaje de tierra que permitiría a los israelitas caminar hacia el otro lado. Y, tan pronto como el viento cesara, las aguas regresarían, cerrando el paso.

“Los simulacros corresponden muy de cerca al relato en el libro de ´Éxodo´”, dijo Carl Drews, del Centro Nacional de Investigación Meteorológica y autor principal del estudio.

Los simulacros y el relato bíblico no se corresponden, en cambio, con las versiones más dramáticas que durante siglos se han expresado en pinturas, novelas y, más recientemente, películas, y en las cuales Moisés extiende su cayado y las aguas del mar se dividen rápidamente, y los israelitas pasan entre acantilados de agua.

“La partición de las aguas debe entenderse en el contexto de la dinámica de los fluidos”, continuó Drews, quien señaló que “el viento se mueve en el agua de acuerdo con leyes físicas, creando un pasaje con aguas a ambos lados, y luego permitiendo que las aguas retornen”.

En la medida en que el estudio señala un sitio al sur del mar Mediterráneo como posible ubicación del evento, este estudio podría ayudar a los expertos que investigan si ocurrió realmente el acontecimiento descrito en la Biblia.

Los arqueólogos y egiptólogos han encontrado pocas evidencias que verifiquen muchos de los relatos contenidos en “Éxodo”.

Fuente: EFE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: